Leonel y los Clinton

0

Es obvio que de ganar Hillary Clinton las elecciones de noviembre próximo y coronarse como la primera mujer presidenta en la historia de los Estados Unidos el hecho tendría enorme repercusión en la vida de Latinoamérica, especialmente en la República Dominicana que tiene en esa nación más de un millón de inmigrantes y es su principal socio comercial.

De todos es conocida la atención que mantienen los Clinton, sobre todo el ex presidente Bill Clinton, esposo de Hillary, en cuanto a lo referente al vecino Haití donde se le atribuyen incluso inversiones económicas empresariales, aparte de las ayudas que recaban con su fundación para ese empobrecido país.

Jamás queremos centrarnos en los rumores, más que verdades, relativos a que un eventual triunfo de Hillary conduciría a la tan cacareada unificación de las naciones que comparten esta isla Hispaniola.

Preferimos destacar la influencia electoral que esa victoria tendría en la composición del panorama político dominicano que se conformaría a partir de los comicios de mayo del 2020. Todos recuerdan los estrechos lazos de amistad que relacionan al ex presidente Leonel Fernández, hace unos meses en el ostracismo político, con la familia Clinton.

De acendrada vocación diplomática, Leonel cultivó a profundidad en sus gobiernos las relaciones internacionales que hoy lo posicionan como unas de las figuras claves en el rol de mediador de conflictos a nivel latinoamericano.

El más reciente papel lo ha jugado en la hasta ahora insoluble crisis política venezolana, pero se recuerda el valor capital de su atinada intervención que evitó una conflagración entre Caracas y Bogotá cuando acercó al extinto presidente venezolano Hugo Chávez y al ex presidente colombiano Álvaro Uribe durante la reunión de Cancilleres en la República Dominicana.

Leonel y el matrimonio Clinton, como se dice en términos populares, “son canchanchanes”. Esa es la razón por la que muchos ya se adelantan a comentar y sopesar el que un eventual triunfo electoral de Hillary Clinton, aunque ya los americanos no meten sus narices en cuestiones electorales latinoamericanas como antaño, siempre que no peligren sus intereses, podría beneficiar y revitalizar de alguna manera la carrera política del ex gobernante peledeísta.

Quien puede poner en duda, que de manera indirecta, el matrimonio Clinton, el más notable e influyente desde el enlace Kennedy-Jacqueline, ponga su granito de arena para que se produzca lo que por el momento luce impensable, un retorno al poder de su querido amigo del ex presidente Leonel Fernández.

 

Fuente: Elmotin.com.do

1 of 1

Leave A Reply