Leonel y Danilo deberán ponerse de acuerdo para que no los agarren “asando batatas”

0

Distanciados por los resultados de la disputa en torno a la candidatura presidencial del 2016 y el aparatoso retorno del ex capitán militar encarcelado por narcotráfico en los Estados Unidos, Quirino Ernesto Paulino Castillo, el presidente Danilo Medina y el ex presidente Leonel Fernández deberán acercarse forzados por una inusual batida internacional que nada bueno presagia.

Nos referimos al escándalo de sobornos que involucra a la multinacional Odebrech que ha hecho rodar las cabezas de importantes figuras políticas latinoamericanas y que tiene en jaque al ex presidente Alejandro Toledo, del Perú, y al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Odebrech, más que castigar como en verdad se debe y merece la corrupción, lo que en el fondo parece perseguir, y lo está logrando, es barrer el movimiento político liberal de gobiernos latinoamericanos consolidados con el ascenso al poder del fenecido presidente venezolano Hugo Chávez.

La mayoría de dichos regímenes, contrarios en esencia a la política de los Estados Unidos, son los más afectados por sus estrechos vínculos económicos con la Odebrech, compañía brasileña que floreció y se expandió más allá de sus fronteras durante los gobiernos de Ignacio Lula Da Silva y Dhilma Rousseff, esta última destituida del cargo en su segundo mandato dentro de ese torbellino.

La corriente de intereses que impulsa el escándalo de Odebrech ya tiene entre sus víctimas el movimiento Kichnerista enarbolado por el fallecido Néstor Kirchnerr, su esposa la expresidenta Cristina y tiene contra las cuerdas a los gobiernos de Evo Morales, en Bolivia; Nicolás Maduro, de Venezuela, y Rafael Correa, del Ecuador.

Ya el movimiento enfiló sus cañones para la República Dominicana con la detención y condena Joao Santana, quien asesoró la reelección del Presidente Medina, y la campaña local de opinión orientada a la búsqueda y persecución de los funcionarios de los tres gobiernos dominicanos que se habrían beneficiado con el pago de sobornos de la Odebrech.

En tanto Leonel y Danilo, ni siquiera parecen dirigirse la palabra, este movimiento se agiganta como una avalancha de nieve político judicial que podría llevarse de encuentro el proyecto político del Partido de la Liberación Dominicana que inició en el 1996.

Fuente: Elmotin.com.do

1 of 1

Leave A Reply