El pujante negocio de farmacias enfrenta amenazas y desafíos

0

El sector farmacéutico privado registra un vertiginoso crecimiento y una gran diversificación, pues más de 5,000 farmacias prestan servicio en todo el país, cuyas ventas durante el último año alcanzaron los US$628 millones.

Pero detrás de la bonanza que reflejan esas cifras hay amenazas y desafíos que los representantes del sector vinculan con el control del mercado por parte de las Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS), la venta de medicamentos de manera ilegal y la competencia desleal privada y estatal.

 

En cuanto a la venta de los medicamentos a través de las ARS, para la Unión de Farmacias y la Asociación de Dueños de Farmacias una de las principales amenazas que enfrentan en este momento es el desvío de clientes hacia establecimientos de dos grandes cadenas, una nacional y otra internacional, pero que no identificaron.

De acuerdo a su versión, la misma receta en la cual ha sido prescrito el medicamento tiene el nombre de la farmacia en donde debe ser dispensado.

 

Esa situación va en detrimento de la mayoría de las farmacias independientes, por lo que muchas han cerrado y otras ya están en ese proceso.

Ambas entidades empresariales, que agrupan 2,152 establecimientos, reclaman a la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) y al Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS) que apliquen las regulaciones existentes.

La Unión de Farmacias pide que esas entidades “permitan distribuir el pastel de la forma más equitativa posible y que definitivamente acaben con esta provocación de solo afiliar a su red de proveedores a las farmacias que quieren y los complacen en su desmedida sed de lucro, otorgándoles descuentos especiales para aumentar sus beneficios”.

La entidad advierte que las autoridades deben estar alerta ante la presencia de capitales foráneos y locales, de origen desconocido, que incursionan en el negocio de las farmacias rompiendo las reglas del mercado, con ofertas de venta de medicinas por debajo de los costos reales.

Ilegalidad. El tema de la venta de medicamentos falsos, reetiquetados y adulterados no ha podido ser controlado por el Ministerio de Salud y, de hecho, existen nichos, aparentemente intocables, en Santo Domingo, Moca y Salcedo.

En ese sentido, la Unión de Farmacias plantea que las autoridades tienen que avanzar hacia la formalización de todos establecimientos y la eliminación de aquella competencia, por parte de personas e instituciones, a las que nunca les ha interesado actuar apegadas a las normas de convivencia honesta y civilizada de los negocios serios y que viven desafiando, con sobrado éxito, los órganos reguladores.

Las dos asociaciones farmacéuticas también plantean que debe supervisarse y regularse la venta de medicinas legales a establecimientos ilegales por parte de los fabricantes y distribuidores.

1 of 1

Leave A Reply